A picture of a woman and a man riding Dott scooters next to each other on a bridge.

2 months ago

La micromovilidad en la era post-COVID

La pandemia del coronavirus ha cambiado nuestro día a día e incluso nuestra manera de movernos por la ciudad. Cuando nos desplazamos tenemos en cuenta otras cuestiones, como la salud y la higiene, además de la sostenibilidad. Asimismo, nos hemos visto con la obligación de encontrar maneras alternativas de viajar que se adapten a la situación presente y a la era post-COVID.

Y aquí es donde hace su aparición la micromovilidad.

Cuando hablamos de micromovilidad nos referimos a vehículos pequeños y ligeros, como por ejemplo patinetes y bicis eléctricos, conducidos por personas particulares. Son una herramienta que ayuda a reducir el tráfico y, además, son más económicos y respetuosos con el medio ambiente que los medios de transporte tradicionales.

En Dott nos enorgullece decir que nuestros patinetes eléctricos forman parte del movimiento a favor de la micromovilidad y que ayudamos a las personas a moverse de forma responsable dentro de la nueva normalidad.

A picture of a woman and a man riding Dott scooters next to each other standing next to a train going past.

Cambiando el paisaje del tráfico en las ciudades

Seguro que antes de la aparición del coronavirus ya habías visto patinetes eléctricos circulando por tu ciudad. Seguramente pensabas que era simplemente una forma divertida de moverse. Pero ahora se han convertido en un medio de transporte imprescindible.

¿Por qué?

Porque en los patinetes eléctricos solo viaja 1 persona y los usuarios son los que controlan su posición en la carretera, así pueden cumplir con las medidas de distancia social. Sin mencionar que gracias a los patinetes eléctricos la gente puede continuar con su rutina laboral y personal, lo que aumenta la sensación de normalidad.

¡Ah! ¡Y todo al aire libre! Cosa que se agradece después de pasar por largos períodos de confinamiento.

Los patinetes eléctricos, donde solo va 1 persona, ayudan a los usuarios a respetar fácilmente la distancia de seguridad reduciendo el riesgo de transmisión del virus.

Two Dott helmets hanging on parked scooters next to two people stopped on the side of a bridge enjoying the scenery.

La micromovilidad avanza

Aunque en un principio el uso de la micromovilidad sufrió un descenso, se espera que la industria salga reforzada de la pandemia como consecuencia del cambio en los hábitos de transporte de las personas y gracias a su apuesta por la movilidad sostenible. Por ejemplo, en septiembre, los patinetes eléctricos Dott de Lyon transportaron a la misma cantidad de personas que cinco líneas de autobús funcionando a plena capacidad.

Incluso nuestras calles se están transformando para adaptarse al cambio. Las “Calles lentas” están cerradas a los coches pero se puede acceder a ellas en patinete eléctrico, bici eléctrica y a pie. En el centro de Bruselas hay una zona dónde hay que circular a 20 km/h y por donde pueden circular de forma segura tanto los peatones como los usuarios de patinetes. Estas “calles lentas” allanan (literalmente) el camino para los patinetes eléctricos y además ofrecen a los usuarios atajos rápidos y acceso a los centros de transporte de la ciudad. Y, por si fuera poco, también contribuyen a conseguir el objetivo de cero emisiones de carbono de la UE para el 2050. Todo el mundo gana.

La seguridad es siempre nuestra prioridad número uno. Hemos introducido varias medidas para asegurarnos que las personas usuarias, las de nuestro equipo y otras partes implicadas están cubiertas.

A woman and a man smiling and looking at their phones while they take a break from riding scooters, with a bridge and building in the sun behind.

Safe and sustainable rides for all

So we know that micromobility is on the rise and we know that users want a clean journey. As an e-scooter operator, we want to take extra care of our riders in such a critical time. Safety is always our number one priority, and we’ve introduced measures to ensure that our riders, in-house team, and wider stakeholders are covered.

That’s why we’ve fitted all our e-scooters’ handlebars with antiviral copper tape grips to significantly lower the survival time of bacteria on them. We also have a maintenance team that disinfects every scooter after max. 10 rides in complete PPE. Plus, our app and social media have a variety of prompts and short tutorials explaining best hygiene practices on our e-scooters.

We’re people and planet focused when it comes to transport. We’re careful to follow and implement guidance from the World Health Organization and we work closely with local councils and organizations to ensure that our e-scooters are a green form of city travel. We hope to free our cities from pollution with our electric-powered rides, and we’re committed to reusing and recycling hardware when it’s no longer roadworthy.

There’s a big journey ahead of us, but we’re confident that e-scooters play an important role in reaching a better destination for everyone.