Por qué las baterías intercambiables son el camino a seguir

Cambiar o no cambiar, esa es la cuestión. Esta pregunta ha sido un denominador común en los círculos relacionados con la micromovilidad: cómo cargar las baterías de los patinetes eléctricos de la manera más eficiente, segura y sostenible.

La batería es el elemento clave donde se almacena la energía para hacer funcionar el motor, el mando, las luces y otros accesorios. Pero no todas las baterías son iguales y seguramente suponen el mayor reto a nivel ambiental de todo el ciclo de vida de un patinete eléctrico.

El julio pasado, nosotros — los líderes europeos en micromovilidad Dott, TIER y Voi — nos comprometimos a aplicar conjuntamente una serie de nuevos estándares relativos al medio ambiente y la sociedad que abarquen todo el ciclo de vida de un patiente eléctrico, desde la fabricación a las operaciones y la reutilización. Una de las prioridades en nuestra lista es hacernos con nuevos patinetes que tengan baterías intercambiables. ¿Por qué? Como parte básica de nuestro compromiso compartido con la sostenibilidad para el bien de nuestras ciudades y clientes, creemos que las baterías intercambiables son elementos que generarán un punto de inflexión y harán que la micromovilidad sea viable a largo plazo.

Algunos operadores todavía se muestran escépticos con las baterías intercambiables y apuntan que tienen una vida útil más corta y más probabilidades de sufrir vandalismo y destacan temas de seguridad y durabilidad. No obstante, después de haber efectuado una investigación concienzuda, podemos asegurar que la verdad es justo lo contrario. De hecho, según los análisis de ciclo de vida de Dott, TIER y Voi (llevados a cabo por numerosos expertos independientes), las baterías intercambiables son el factor más importante para reducir las emisiones operacionales de CO2 — entre el 56% y 81% según nuestros tests* — y además aportan muchas ventajas adicionales. Aquí profundizamos en por qué las baterías intercambiables son la mejor opción para los vehículos de micromovilidad.

Optimizando las operaciones

Las baterías intercambiables mejoran de manera sustancial la eficiencia operacional de la micromovilidad compartida reduciendo la energía consumida y las emisiones. Todo empieza con una logística más eficiente. “Intercambiable” significa que las baterías agotadas son más fáciles de sacar del patinete y pueden sustituirse en el sitio mismo. Este sistema es mucho mejor que la alternativa de transportar todo el patinete de ida y vuelta a la estación de recarga, normalmente con grandes vehículos de combustión, como furgonetas y camiones, una imagen no muy propia de una movilidad ecosostenible. Cuando se lleva la batería hasta el patinete, el medio de transporte puede ser más pequeño, lo que permite a bicis cargo y a furgonetas eléctricas hacer el trabajo de forma mucho más fácil y prácticamente con emisiones de carbono cero. Gracias a las baterías intercambiables, Dott, Tier y Voi han reducido a la mitad los viajes relacionados con la logística entre la nave y la ciudad y las emisiones de la compañía en general han bajado hasta un 81%, comparado con el modelo sin baterías intercambiables.

Las baterías intercambiables también alargan la vida útil de los patinetes. Como no es necesario mover los patinetes para cargarlos, estos no están expuestos al deterioro constante de ir apretados en una furgoneta. Solo necesitan ser transportados para efectuar el mantenimiento o para reubicarlos. El resultado: los daños vinculados con el transporte de los patinetes se han reducido el triple desde que se han introducido las baterías intercambiables.

Mejorando la seguridad y la sostenibilidad

Las baterías de iones de litio son extremadamente seguras. Son las que tenemos en nuestros teléfonos móviles, que llevamos cada día en el bolsillo o en el bolso. Las baterías intercambiables de iones de litio usadas son de categoría industrial, dispositivos de gran calidad fabricados por los líderes mundiales en producción de baterías. Estas baterías solo las manipulan e instalan técnicos calificados en lugares seguros para reducir los riesgos de fuegos y daños.

Además de estar continuamente controladas por una serie de sensores, las baterías intercambiables se inspeccionan visualmente casi cada día, mientras que las baterías integradas sólo se examinan en caso que no funcionen bien. Las baterías integradas corren mayor riesgo de sufrir erosión en los cables, daño por el agua y defectos en los conectores porque en raras ocasiones se inspeccionan visualmente. Lo que significa que pequeños problemas pasan desapercibidos hasta que se convierten en problemas serios que pueden desembocar en tener que tirar la batería mucho antes de lo que corresponde. Las baterías intercambiables pasan por inspecciones y reparaciones y así podemos controlar mejor su estado de salud y funcionamiento y efectuar las operaciones necesarias para prolongar su vida útil.

Las baterías están protegidas de los ladrones y el vandalismo por un candado electrónico muy seguro y estuches de aluminio herméticos. Las baterías intercambiables están resguardadas en una base de aluminio con cierres de aluminio o integradas en el eje frontal del patinete. Los mecanismos de cierre se parecen mucho a los del maletero de un coche y son extremadamente resistentes. Nuestros tests lo han confirmado: la batería puede soportar 380 kg de fuerza de tracción horizontal y 700 kg de fuerza de tracción vertical antes de que el mango de la caja de la batería se rompa.

Las baterías intercambiables también tienen la capacidad de poder usarse en diferentes modelos, incluso en bicis eléctricas. Se pueden usar indistintamente en diferentes modelos y de diferentes maneras y así tenemos la certeza de que se aprovecha al máximo la vida útil de la batería antes de restaurarla, darle otras aplicaciones o, si se da el caso, reciclarla.

Las baterías incrustadas son más peligrosas a la hora de reciclarlas. No es de extrañar que se produzcan incidentes cuando los operadores mandan los vehículos completos a recicladores o manipuladores inexpertos. Las baterías intercambiables se separan fácilmente de los patinetes y así se puede asegurar un aprovechamiento óptimo de la vida útil tanto de la batería como del patinete, cada uno por separado. Nos aseguramos de que las baterías se reciclen de forma responsable. Nos asociamos con empresas de reciclaje de primer nivel, como Fortum, LiCycle, Nunam and Northvolt, Screlec y Nowos, para conseguir recuperar el 90% del material, que podrá ser usado para construir nuevas baterías y contribuir así a una cadena circular de suministros.

También utilizamos sofisticados sistemas de gestión de baterías, que varían según el operador, como por ejemplo IA para mejorar la vida útil de la batería y encontrar aplicaciones para que tengan una nueva vida. Así los operadores pueden controlar la seguridad y además maximizar la vida útil del patinete gracias a efectuar la carga, el control de temperatura y el transporte de forma correcta. Tomando estos datos, podemos dar una segunda vida a las baterías, como por ejemplo como acumuladores de energía para comunidades que no están conectadas a la red eléctrica.

Creando ciudades más habitables

Las baterías intercambiables permiten disponer de flotas más reducidas sin que la calidad del servicio se vea afectada, hecho que disminuye la congestión de la ciudad y el ruido. Los patinetes están disponibles en la calle durante más tiempo y no precisan ser retirados para cargarse, lo que supone que flotas más reducidas pueden realizar el mismo número de viajes. Aparte de la fabricación de los patinetes, la mayoría de la emisiones de carbono provienen del traslado de las pesadas estructuras de aluminio de los patinetes, no de las baterías. Las baterías intercambiables optimizan el tiempo de funcionamiento de cada vehículo de forma individual, reduciendo el número total de vehículos que es necesario fabricar.

También permiten una mejor integración en entornos urbanos más congestionados. En las ciudades donde todavía no existen puntos específicos de aparcamiento, las baterías se cambian en el lugar donde los usuarios dejan los patinetes. Los patinetes se reubican si están bloqueando el paso. Así la integración con los hábitos de movilidad de los ciudadanos se efectúa de manera más natural, se intercambia la batería y los patinetes se reubican en vez de transportarlos a unos lugares específicos.

Juntos estamos trabajando para hacer realidad la transición hacia las baterías intercambiables y animamos a otros operadores de micromovilidad a unirse a nosotros en este viaje hacia la sostenibilidad. Mientras cada vez más ciudades acogen los patinetes eléctricos como una solución de movilidad sostenible, nosotros apostamos con todo el corazón por el uso de baterías intercambiables como un elemento clave para mejorar el transporte urbano.

*Reducción del 56% de las emisiones de CO2 según un estudio realizado por la Ecole Polytechnique para Dott en enero de 2020.

Reducción del 81% de emisiones de CO2 según la herramienta de análisis de ciclo de vida de EY realizada para el servicio de Voi. Puedes leer los resultados del informe de EY de 2019 aquí, desde entonces las emisiones se han reducido.

Más para explorar

¡Sube a bordo!