La micromovilidad en la era post-COVID

La pandemia del coronavirus ha cambiado nuestro día a día e incluso nuestra manera de movernos por la ciudad. Cuando nos desplazamos tenemos en cuenta otras cuestiones, como la salud y la higiene, además de la sostenibilidad. Asimismo, nos hemos visto con la obligación de encontrar maneras alternativas de viajar que se adapten a la situación presente y a la era post-COVID.

Y aquí es donde hace su aparición la micromovilidad.

Cuando hablamos de micromovilidad nos referimos a vehículos pequeños y ligeros, como por ejemplo patinetes y bicis eléctricos, conducidos por personas particulares. Son una herramienta que ayuda a reducir el tráfico y, además, son más económicos y respetuosos con el medio ambiente que los medios de transporte tradicionales.

En Dott nos enorgullece decir que nuestros patinetes eléctricos forman parte del movimiento a favor de la micromovilidad y que ayudamos a las personas a moverse de forma responsable dentro de la nueva normalidad.

Cambiando el paisaje del tráfico en las ciudades

Seguro que antes de la aparición del coronavirus ya habías visto patinetes eléctricos circulando por tu ciudad. Seguramente pensabas que era simplemente una forma divertida de moverse. Pero ahora se han convertido en un medio de transporte imprescindible.

¿Por qué?

Porque en los patinetes eléctricos solo viaja 1 persona y los usuarios son los que controlan su posición en la carretera, así pueden cumplir con las medidas de distancia social. Sin mencionar que gracias a los patinetes eléctricos la gente puede continuar con su rutina laboral y personal, lo que aumenta la sensación de normalidad.

¡Ah! ¡Y todo al aire libre! Cosa que se agradece después de pasar por largos períodos de confinamiento.

Los patinetes eléctricos, donde solo va 1 persona, ayudan a los usuarios a respetar fácilmente la distancia de seguridad reduciendo el riesgo de transmisión del virus.

La micromovilidad avanza

Aunque en un principio el uso de la micromovilidad sufrió un descenso, se espera que la industria salga reforzada de la pandemia como consecuencia del cambio en los hábitos de transporte de las personas y gracias a su apuesta por la movilidad sostenible. Por ejemplo, en septiembre, los patinetes eléctricos Dott de Lyon transportaron a la misma cantidad de personas que cinco líneas de autobús funcionando a plena capacidad.

Incluso nuestras calles se están transformando para adaptarse al cambio. Las “Calles lentas” están cerradas a los coches pero se puede acceder a ellas en patinete eléctrico, bici eléctrica y a pie. En el centro de Bruselas hay una zona dónde hay que circular a 20 km/h y por donde pueden circular de forma segura tanto los peatones como los usuarios de patinetes. Estas “calles lentas” allanan (literalmente) el camino para los patinetes eléctricos y además ofrecen a los usuarios atajos rápidos y acceso a los centros de transporte de la ciudad. Y, por si fuera poco, también contribuyen a conseguir el objetivo de cero emisiones de carbono de la UE para el 2050. Todo el mundo gana.

La seguridad es siempre nuestra prioridad número uno. Hemos introducido varias medidas para asegurarnos que las personas usuarias, las de nuestro equipo y otras partes implicadas están cubiertas.

Movilidad segura y sostenible para todo el mundo

Así que sabemos que la micromovilidad está en alza y que los usuarios quieren moverse sin contaminar. Como operador de patinetes eléctricos, queremos cuidar todavía más a nuestros usuarios en estos momentos críticos. La seguridad es siempre nuestra prioridad número uno, así que hemos introducido nuevas medidas para asegurarnos que las personas usuarias, las de nuestro equipo y otras partes implicadas están cubiertas.

Por este motivo, tenemos a un equipo de mantenimiento que, equipado con EPIs completos, desinfecta cada patinete después de máximo 10 viajes. Además, en nuestra aplicación y redes sociales encontrarás instrucciones y tutoriales breves sobre las mejores prácticas de higiene cuando uses nuestros patinetes eléctricos.

Hablando de transporte nos centramos en las personas y en el planeta. Nos esforzamos para seguir e implementar las recomendaciones de la OMS y trabajamos codo con codo con los ayuntamientos y organizaciones locales para asegurarnos que nuestros patinetes eléctricos respetan el medio ambiente. Nuestra meta es poder liberar nuestras ciudades de la contaminación con vehículos eléctricos y nos comprometemos a reutilizar y reciclar el material de los vehículos cuando ya no esté en condiciones para la circulación.

Tenemos un largo camino por delante, pero confiamos en que los patinetes eléctricos nos ayudarán a todas a llegar a buen puerto.

Más para explorar

¡Sube a bordo!